Si algo nos ha demostrado la pandemia Covid-19 es que la transformación digital de los negocios no puede esperar. No, si queremos que nuestras empresas encaren el futuro con buenas perspectivas. Todo lo demás es alargar la agonía y retrasar lo inevitable.